26 de junio, 2017

Gendarmería derribó una avioneta narco que cargaba 450 kilos de marihuana

El Ministerio de Seguridad informó que la aeronave era investigada hace un año. Hay seis detenidos y el piloto continúa prófugo.

Una avioneta con más de 300 kilos de marihuana fue interceptada a los tiros por agentes de Gendarmería de Chaco, en un campo ubicado en la localidad de Duggan, partido de San Antonio de Areco.

 

 

Según informó el Ministerio de Seguridad de La Nación, fueron detenidos seis hombres (cinco paraguayos y un argentino). El piloto continúa prófugo.

 

 

Tras una investigación de casi un año, la Gendarmería Nacional, con la colaboración de la provincia de Chaco, logró dar con el cargamento de droga y la aeronave.

 

 

“Estuvimos aguardando el aterrizaje de la avioneta luego de un monitoreo controlado con las fuerzas de seguridad y logramos incautar la droga y detener a los responsables. Las tareas de inteligencia y la reserva alrededor del operativo fueron fundamentales para garantizar el éxito del procedimiento”, explicó hoy la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

 

 

El operativo, que se produjo ayer entre las seis de la tarde y las ocho de la noche, fue ordenado por la jueza Federal de Resistencia, Zunilda Niremperger, y llevado adelante por gendarmes especiales de Formosa y Chaco, además de agentes de Drogas Peligrosas de la provincia de Buenos Aires.

 

 

 

 

Mediante tareas de inteligencia, se comprobó que los narcos ingresaban la droga desde Paraguay a la Argentina a través de avionetas. Tras confirmarse el arribo de una avioneta con droga en las inmediaciones de San Antonio de Areco, se dispuso un amplio despliegue de fuerzas de seguridad.

 

 

La aeronave, que cargaba 450 kilos de marihuana, fue interceptada dos veces por la fuerza Aérea a través del Centro de Operaciones Aeroespaciales Merlo (COAE), que luego dio aviso al Ministerio de Seguridad.

 

 

En un principio, el bimotor aterrizó en San Antonio de Areco donde la esperaba un contingente de personas para recibir la mercancía.

 

 

Frente a la aparición del personal de las Fuerzas de Seguridad, el piloto despegó nuevamente la avioneta pero tuvo que aterrizar de emergencia en San Andrés de Giles luego de los disparos que recibió en el fuselaje.

 

 

Los pobladores de la zona dieron rápido aviso a la policía local pero, al llegar al lugar, se encontraron con la avioneta abandonada en una zona descampada. Según declaraciones de un vecino, el piloto habría pedido ayuda para llegar a una remisería y habría escapado por ese medio.