5 de julio, 2018

Rial, sobre la salud de su hija: “Yo no pedí la internación pero la avalo”

El periodista habló sobre el "momento difícil" que enfrenta con Morena y apuntó contra "personas nefastas" que se aprovechan de ella.

Tras pedir autorización a la producción, Jorge Rial interrumpió el normal desarrollo de Intrusos para hablar sobre la salud de su hija Morena y confirmó que fue trasladada el domingo al Instituto de Neurociencias de Buenos Aires.

 

Fue luego de haber estado una semana internada en el Sanatorio Finochietto por una úlcera de tres centímetros que le provocó la pérdida de más de dos litros de sangre. “Estuvo a punto de perder la vida por eso”, dijo el periodista.

 

 

En esa línea, Rial apuntó contra “personas nefastas y con mala leche, y algún medio también” que dijeron que él la había internado contra su voluntad.

 

 

“Es imposible que yo la interne porque es mayor de edad”, aseguró el conductor, quién explicó que tanto los médicos del Finochietto como los psiquiatras de OSDE, que venían asistiendo a Morena “en hechos previos donde puso en peligro su vida”, decidieron su internación a través del accionar del Juzgado Civil Número 76.

 

 

“Pidieron que sea internada para salvarla” ya que “la vieron en un momento muy delicado de su vida”, sostuvo Rial, y añadió: “Obviamente, tuve que firmar yo porque soy el padre. Y lo avalo, más allá de que no lo haya pedido porque no puedo hacerlo: si hubiera podido pedirlo, lo hubiese hecho porque es mi hija y la quiero salvar”.

 

 

Por otro lado, justificó la intervención porque temía que pudiera “hacerse daño, a ella o a terceros” y que busca alejarla de “un entorno nefasto que le sacó plata, que la está abusando, haciéndole grabar audios y videos”, porque Morena “está maleable y cualquiera la puede manejar”.

 

 

“La hicieron viajar 700 kilómetros, sangrando, para llevar guita. Así estaba mi hija, mientras todos los demás estaban puteando porque desconocen la realidad”, detalló.

 

 

También habló de cómo está se encuentra su vínculo con Morena. “Siempre estoy y estuve detrás (de ella), y la acompaño a la distancia porque la distancia la impone ella, no yo. Y no me importa que me putee, que me odie: que diga todo lo que quiera de mí. Prefiero que todo el odio venga hacia mí y me deje liberado caminos para que nuestros amigos puedan estar con ella. Mi mujer, Romina (Pereiro) tiene buena relación y puede estar con ella”.

 

 

Y lo más importante, Rial se mostró esperanzado: “Morena está siendo cuidada, y está en el mejor lugar posible”.