21 de julio, 2018

Organizaciones de izquierda protestaron contra el FMI

Cientos de manifestantes se movilizaron en el barrio porteño de Recoleta para repudiar la llegada al país de la titular de Christine Lagarde.

Partidos de izquierda y organizaciones sindicales y sociales se movilizaron este sábado hacia las inmediaciones del Centro de Exposiciones y Convenciones (CEC), en el barrio porteño de Recoleta para repudiar la llegada al país de la titular del FMI, Christine Lagarde.

 

 

La movilización partió desde la esquina de las avenidas Pueyrredón y Las Heras hacia el CEC, donde se lleva a cabo la reunión de ministros de Hacienda y presidentes de Bancos Centrales del G20, de la que también participa la titular del organismo multilateral de crédito.

 

 

Sin embargo, no pudieron llegar hasta las puertas del lugar debido al fuerte operativo de seguridad que tiene valladas las inmediaciones del predio.

 

 

En la marcha se concentraron los partidos que integran el Frente de Izquierda (FIT), la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie, el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia (EMVJ) y el Movimiento Evita, entre otras agrupaciones.

 

 

“Estamos repudiando la presencia de Lagarde y el FMI, que imponen un ajuste más duro y severo contra el pueblo trabajador”, sostuvo el diputado nacional Nicolás del Caño.

 

 

En ese marco, el legislador del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) reclamó “a las centrales sindicales la convocatoria a un verdadero plan de lucha con un paro nacional activo”.

 

 

La protesta de hoy es una de las tantas que tendrán lugar en la Capital Federal por el acuerdo firmado entre el Gobierno y el FMI. Ayer, gremios de la CGT y la CTA, sindicatos estatales y organismos de derechos humanos realizaron una movilización hacia el edificio del BCRA para leer una carta de repudio que firmaron decenas de personalidades de la política, la cultura e incluso sectores religiosos.

 

 

Hugo Yasky, Roberto Baradel y otros referentes de esa central obrera estuvieron entre los dirigentes que suscribieron a la misiva dirigida a Lagarde, donde califican como “odioso y execrable” el acuerdo con el FMI, porque apunta a un “ajuste del gasto social” en medio de una situación social de por sí “explosiva”.

 

 

En esa línea se había expresado el triunvirato de la CGT, que advirtió que no habrá consenso social para aplicar las recetas económicas exigidas. “Una situación de esta naturaleza va a abrir un frente de conflicto infinito. Es inviable un ajuste de estas características en un país que está paralizado y con inflación”, señaló Juan Carlos Schmid, uno de los tres jefes sindicales.

 

 

Hasta ahora, según pudo corroborar Infobae, desde el Fondo advirtieron que no recibieron ninguna solicitud de sindicatos ni de la oposición, y añadieron que están abiertos en caso de que lo pidieron.