16 de febrero, 2019

Familiares y amigos despiden a Emiliano Sala en Santa Fe

Los restos del delantero de 28 años llegaron este viernes al Aeropuerto de Ezeiza y son velados en el club San Martín de Progreso.

El club San Martín de Progreso, escenario de los primeros pasos en el fútbol de Emiliano Sala, le rinde homenaje fúnebre este sábado al joven, fallecido en un accidente de aviación el 21 de enero.

 

 

En el gimnasio del club se instaló la capilla ardiente para recibir a la familia, a los amigos y a los habitantes de este pueblo de 3.000 habitantes, además de emisarios de los clubes de Nantes de Francia y Cardiff del Reino Unido.

 

 

El cuerpo del delantero de 28 años llegó este viernes al Aeropuerto de Ezeiza en un vuelo de British Airways proveniente de la ciudad inglesa de Londres.

 

 

«Es un día tristemente histórico para Progreso, lo que vivimos jamás lo imaginamos, seguimos conmocionados», dijo Daniel Ribero, presidente del club San Martín de Progreso, donde Sala jugó durante diez años.

 

 

Este sábado, en la mencionada ciudad, los vecinos podrán darle un último adiós en el gimnasio cubierto del club San Martín, donde Sala comenzó sus primeros pasos en el fútbol.

 

 

Será velado de 7 a 15.30, con la presencia de familiares y amigos, mientras que la ceremonia religiosa se hará a las 14 en el mismo espacio.

 

 

La mayoría de los 3.000 habitantes de Progreso tienen previsto colocar una flor en el ataúd de su héroe, que jugó para el club San Martín de ese pequeño pueblo.

 

 

«La última vez que vino, durante el Mundial de Rusia 2018, nos pidió permiso para hacer un asado en el club», relató Ribero, al admirar la sencillez del jugador.

 

 

Emiliano Sala, de 28 años, acababa de fichar para el Cardiff City de la Premier League inglesa de fútbol y volaba a la ciudad galesa para incorporarse a su nuevo equipo, tras haber dejado el Nantes de Francia, cuando la avioneta en el que viajaba desapareció mientras sobrevolaba el canal de la Mancha el 21 de enero pasado.

 

 

Los restos del aparato se encontraron más de dos semanas después en el fondo del mar y el cuerpo del delantero fue recuperado, pero el del piloto, el británico David Ibbotson aún sigue desaparecido mientras que el avión permanece sumergido.

 

 

La autopsia realizada al cuerpo de Sala determinó que la causa de la muerte fue por «lesiones en la cabeza y el tronco», a la vez que el futbolista fue formalmente identificado por sus huellas dactilares.