16 de enero, 2019

Diego Santilli confirmó que utilizarán las Taser en el subte

El vicejefe de Gobierno porteño, a cargo del Ministerio de Seguridad, ratificó que las usarán como una "herramienta" para "reducir al delincuente".

El vicejefe de Gobierno porteño, a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad de la ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli, defendió este miércoles el uso de las pistolas de descarga eléctrica Taser en el subte y confirmó que los policías “la utilizarán como una herramienta más para reducir al delincuente”.

 

“La policía tiene su arma reglamentaria y una ley que tipifica su uso. La Taser será una herramienta más para poder reducir al delincuente en un ambiente más controlado y cerrado, como es el subte”, dijo Santilli en diálogo con FM Millenium.

 

 

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ya había admitido que se estudiaba la posibilidad de que la Policía de la Ciudad utilice las pistolas Taser en las estaciones de subterráneos, que son el ámbito cerrado más grande y en el que más gente circula.

 

 

“Siguiendo el lineamiento del gobierno nacional, la mejor utilización es en lugares cerrados, y el ámbito cerrado más grande y en el que más gente circula es el subte”, dijo Rodríguez Larreta en declaraciones a la prensa, al asistir a la presentación de la primera mujer chofer de ambulancias del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME).

 

 

Santilli precisó que “el delito en el subte bajó un 86%”, y destacó que actualmente hay “una policía más cercana a la gente”, con un total de 13.380 efectivos en la calle.

 

 

“Las Taser ayudan a reducir al delincuente. El policía sabe cuándo actuar, y utilizará -además del (bastón) tonfa y la pistola reglametaria- la Taser, una herramienta no letal”, indicó el funcionario porteño, que precisó que las capacitaciones a los efectivos comenzarán en el mes de febrero.

 

En cuanto a las críticas de los organismos de derechos humanos sobre el uso de estas pistolas, Santilli dijo que habla “con todo el mundo” sobre el tema, y que está dispuesto a hacerlo “con todos los sectores”.

 

 

Las principales quejas se escucharon de organismos y entidad defensoras de los derechos humanos, quienes las rechazaron tajantemente. En marzo de 2016 la Corte Suprema de la Nación autorizó al gobierno de Rodríguez Larreta a utilizar las armas eléctricas.

 

 

El amparo rechazado había sido presentado por Carlos Pisoni, miliante de H.I.J.O.S., quien sostiene que el uso de las Taser X26 son de extrema peligrosidad al punto de constituir una tortura y que, por lo tanto, comprometía sus derechos personales -y de los habitantes de la ciudad- a la vida, la salud y la integridad física.

 

 

“Nos basamos en leyes, constituciones y pactos internacional que la Argentina debería cumplir. Lo venimos diciendo desde 2012, cuando querían comprar estas armas y no cumplen con esas normas”, dijo Violeta Burkart Noé, del Observatorio de DDHH.

 

 

“Se llaman ‘armas menos letales’ pero no quiere decir que no maten. Hay muchos casos probados concretos de muertes por las pistolas Taser, incluso en algunos países que se usaban ya se dejaron de usar. El Comité Contra la Tortura de la ONU dice que son elemento de tortura”, agregó Noé en diálogo con ámbito.com días antes de la oficialización de esta medida.