14 de septiembre, 2018

Con lluvias y fuertes vientos, tocó tierra el huracán Florence

Aunque la tormenta categoría 4 bajó de intensidad hasta llegar a 1, las autoridades insisten en los altos riesgos para Carolina del Norte.

El huracán Florence tocó tierra cerca de la localidad de Wrightsville Beach en Carolina del Norte, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH) en su último reporte.

 

 

El huracán de categoría 1 se ubicaba a unos 10 kilómetros al este de Wilmington, en Carolina del Norte, y presentaba vientos máximos sostenidos de 150 kilómetros por hora (kph), añadió el CNH.

 

Florence llegó a ser una monstruosa tormenta categoría 4 y fue bajando de intensidad hasta llegar a 1, pero las autoridades insisten en los altos riesgos para la población debido a los potentes vientos de 150 km/hora y las lluvias que pueden derivar en inundaciones.

 

 

Las autoridades advierten a los residentes evacuados que si regresan a sus casas, los socorristas no podrán ayudarlos durante el azote del huracán y las inundaciones que éste provoque luego dificultarán aún más las labores de rescate.

 

Los servicios meteorológicos y la agencia de gestión de emergencias FEMA advierten a la población que “no baje la guardia” porque Florence provocará intensas lluvias y una crecida del mar de cerca de 3 metros en una zona muy proclive a inundaciones.

 

 

En ese sentido, los efectos de Florence sobre la región podrían durar varios días y dejar una amplia zona sumergida bajo el agua procedente del océano y la caída en forma de intensas precipitaciones.

 

 

De hecho, ya está causando estragos en esta zona de la costa sureste del país, con 150 personas que están siendo evacuadas por equipos de rescate, numerosas viviendas que ya están bajo el agua y al menos 400.000 usuarios que quedaron sin electricidad.