14 de noviembre, 2017

Terremoto en la frontera entre Irán e Irak dejó al menos 450 muertos

El sismo de magnitud 7,3 en la escala de Richter es el más mortífero en lo que va del año; hasta el momento, hay 7300

Un sismo de magnitud 7,3 en la escala de Richter sacudió el oeste de Irán y varias regiones iraquíes, dejando más de 400 muertos y varios miles de heridos.

 

 

La mayoría de las víctimas de la catástrofe fueron registradas en Irán, en donde hay hasta ahora 421 muertos y cerca de 7300 heridos, todos en la provincia occidental de Karmanshah, fronteriza con Irak.

 

 

Ayer, al caer la noche, las autoridades se enfrentaban al desafío de refugiar y alimentar a decenas de miles de personas obligadas a dormir a la intemperie por segunda noche consecutiva.

 

 

“Las necesidades inmediatas de la gente son carpas, agua y alimentos”, declaró a la televisión estatal iraní el general Mohamad Ali Jafari, jefe de los Guardianes de la Revolución.

 

 

El epicentro del temblor se situó unos 50 kilómetros al norte de Sar-e Pol-e Zaham, la ciudad más afectada por el sismo, donde murieron 280 personas. Según el Instituto de Geofísica de la Universidad de Teherán, al terremoto le siguieron más de 150 temblores.

 

 

“El terremoto se sintió en varias provincias iraníes que limitan con Irak. Ocho pueblos resultaron dañados. Se cortó la electricidad en algunas aldeas y se han enviado equipos de rescate a esas áreas”, informó la televisión iraní.

 

 

El guía supremo iraní, el ayatollah Alí Khamenei, ordenó al gobierno y a las fuerzas de seguridad movilizar “todos sus medios” para ayudar a la población.