14 de abril, 2018

Servini: “Tomé la decisión de intervenir absolutamente sola”

La jueza se refirió a la intervención del PJ y reveló que evalúa “poner una junta que esté formada por personas de distintas líneas".

La juez María Servini estuvo en el ojo de la tormenta luego de tomar la decisión de intervenir el Partido Justicialista y designar al sindicalista Luis Barrionuevo al frente del mismo.

 

Las horas siguientes a la decisión de la magistrada con competencia electoral estuvieron marcadas por el cambio de cerradura en la sede de la calle Matheu, tironeos y forcejeos, mientras se aguarda la respuesta de Servini a la apelación del justicialismo, algo que podría conocerse en las próximas horas.

 

 

Lejos de mostrarse nerviosa por las repercusiones, la magistrada se mostró tranquila y en un breve diálogo con PERFIL afirmó: “Tomé la decisión sola, absolutamente sola”. Categórica, buscó despejar así las versiones que arreciaron en las últimas horas y que hablaban de posibles presiones del oficialismo y de algunos sectores del justicialismo.

 

 

 

Servini, que a más tardar en las primeras horas del lunes concedería la apelación presentada por el PJ, agregó que en sus planes de intervención está el “poner una junta que esté formada por personas de distintas líneas del partido”.

 

 

Cerca de la magistrada insistieron en la idea de que “no consultó con nadie” y agregaron que hasta sus propios colaboradores se sorprendieron cuando se conoció la decisión judicial, la mañana del martes pasado.

 

 

Sobre el nombre del gastronómico Barrionuevo como responsable de la intervención, sostienen que la jueza “no tuvo dudas. Se necesitaba una persona fuerte, con carácter y él resultó la mejor opción”, agregaron.

 

 

Otro de los puntos que despertó algunas quejas fue que la magistrada no notificó sobre su decisión al fiscal federal con competencia electoral Jorge Di Lello. “Creer que intervenir el PJ soluciona los problemas del peronismo es como creer que decretar la nulidad de la muerte de una persona la resucita”, dijo el fiscal al ser consultado por el diario La Nación.

 

 

Desde el entorno de la jueza explican que ella podía no notificarlo, como sucedió, porque “no era su obligación”, pero además Di Lello es también fiscal ante la Cámara Nacional Electoral, por lo que de todas maneras tendrá intervención en el caso.

 

 

A pesar del silencio en el que se sumió la magistrada, según pudo reconstruir PERFIL, en la mira de la Justicia habría pruebas de la serie de irregularidades que se habrían cometido al interior de la sede de la calle Matheu, en los que la responsabilidad apuntaría a José Luis Gioja.

 

 

“Se permitió que la Junta Electoral de Unidad Ciudadana de la provincia de Buenos Aires funcionara en la misma sede del Partido Justicialista”, detallaron. Y agregaron que habría reportes de otras oficinas habitadas por distintas personas que no tendrían nada que ver con el partido.

 

 

“Hay muchos elementos que muestran cómo la campaña anterior de Unidad Ciudadana la hicieron desde ahí”, explicó una fuente cercana al juzgado de Servini, que agregó: “prestaron recursos y la sede partidaria para que funcione un partido competidor al PJ y en un momento Gioja pidió el voto para Unidad Ciudadana siendo presidente del Partido Justicialista”.

 

 

Entre risas, agregó la misma fuente: “calculo que Servini eso no lo vio en los más de cuarenta años que está en la Justicia”.