12 de octubre, 2017

AFIP confirmó “inconsistencias” en los bienes declarados por los Kirchner

La duda principal surge respecto a la "fuentes de ingreso" y "todos los movimientos de dinero alrededor de las empresas familiares"

La AFIP confirmó la principal sospecha del juez Claudio Bonadio: los números de la familia Kirchner “son inconsistentes”. Así consta en un informe presentado ante la justicia recientemente, donde el ente recaudador señaló que lo declarado por la ex Presidenta y sus hijos, Máximo y Florencia respecto “al dinero ingresado y el que declaran que consumieron en un año, no se condicen”.

 

El organismo inició una determinación de oficio “para establecer si en estos años” la ex familia presidencial no cumplió con “los compromisos fiscales o si lo hicieron por números incorrectos”. Los hoteles están bajo la mira y se comenzará a peritar todo el dinero que manejaron.

 

“Las declaraciones juradas reflejan varias inconsistencias entre el dinero que los Kirchner declaran que les ingresan y el que consignan como consumo anual, éste último es muy superior al ingreso declarado”, fue una de las principales conclusiones de la AFIP al analizar, por pedido del juez Claudio Bonadio, las declaraciones juradas gananciales de Cristina, Máximo y Florencia Kirchner.

 

Tanto la ex Mandataria como sus hijos corrigieron ante la AFIP sus respectivas declaraciones juradas de ganancias. Los consumos iniciales declarados correspondientes al ejercicio 2016 eran “muy por encima de sus posibilidades económicas“, señaló el ente recaudador que a su vez, utilizó la palabra “exorbitante” al referirse a los gastos: “representa un incremento de 40 veces en relación al período anterior“, señalaron fuentes judiciales.

 

Máximo y Florencia Kirchner habían declarar consumos de $ 55.000 diarios y la ex Presidenta, $ 200.000 diarios. Los números fueron rectificados, aún así “hay inconsistencias respecto a la capacidad de gastos”, indicaron fuentes de la causa. La duda principal surge respecto a la “fuentes de ingreso” y “todos los movimientos de dinero alrededor de las empresas familiares”. Ahora, todas están bajo investigación fiscal.

 

En el juzgado ya se encuentran los informes que confirman la sospecha manejada por el magistrado en el marco de la causa Los Sauces SA y las medidas cautelares adoptadas cuando procesó a Cristina, Máximo y Florencia Kirchner por asociación ilícita y lavado de dinero.

 

“Estos pedidos no tienen relación con el eje central de la investigación sino sobre las medidas ordenadas sobre los bienes y para evitar que se evadan los embargos e inhibiciones“, señalaron fuentes judiciales.

 

El contador de la ex Presidenta, Víctor Manzanares se encuentra detenido en el penal de Marcos Paz por orden de Bonadio, al considerar que con ciertas operaciones “estaba obstruyendo la investigación” de Los Sauces SA. El estudio contable sigue a cargo de los números de la familiar Kirchner.

 

Por este motivo la AFIP después de los informes realizados, inició una Determinación de Oficio, un trabajo administrativo donde la Justicia no tiene injerencia y con el que se busca determinar si “durante estos años se pagaron de menos o no se pagaron compromisos fiscales”. Para este análisis se pidió documentación que se encuentra en la causa.

 

La lupa está colocada sobre el movimiento económico de los hoteles de la ex familia presidencial, como una de las principales fuentes ingresos declaradas. El ente recaudador inició un trabajo pericial sobre todo el dinero que los mismos movieron durante estos años y si se condice con todo lo declarado.